quarta-feira, 13 de dezembro de 2017

Diez joyas raras de Joaquín Sabina


Hay otro Joaquín Sabina, un iceberg perdido, de canciones inéditas y joyas raras compuestas en momentos muy diferentes de su carrera. Julio Valdeón, autor de la monumental biografía “Sabina. Sol y sombra” recoge diez de esas extrañas maravillas y confecciona esta detallada lista. 

joaquin-sabina-09-03-17-a

Selección y textos: JULIO VALDEÓN
1. ‘Si te beso en la calle’
Título aproximado para una copla de los años londinenses. Una letra ácida, inteligente y mordaz, que evita la tentación panfletaria y ajusta cuentas con un país de “Guardias Civiles, siniestros vigilantes y encapuchados frailes”. A diferencia de la cosecha de “Inventario”, su condición de inédita le evita los infumables arreglos que machacaban aquel disco. ¿A qué esperan para editarla como merece?
2. ‘El blues de tu ausencia’
Un blues de calibre grueso, rural en las formas (Skip James, Mississippi John Hurt) y urbano en los asuntos y el lenguaje (“Viviendo en esta ciudad de borrachos/ que vomitan en todas las esquinas del invierno”) que demuestra hasta qué punto el Sabina de los años setenta, antes incluso de su primer disco, ya dominaba los lenguajes del rock y sus ásperos afluentes.

3. ‘Dios puso nombre a los animales’
Grabada en las noches de La Mandrágora, una loquísima y estupenda versión del Bob Dylan evangélico. Conviene detenerse en la frescura de una interpretación que cruza el reggae original con gloriosa rumba deslenguada.
4. ‘La computadora’
La habrían firmado encantados sus compinches Krahe y Ferlosio. Una tonada sentimental, satírica y mordaz, que indaga en la soledad del urbanita y actualiza el discurso cantautoril con recursos distópicos y erotismo de ciencia ficción.

5. ‘Dos mejor que uno’
El director Ángel Llorente le pide una canción para su próxima película y el resultado, publicado en 1984 como cara A de un single, adelanta ya el gran salto de “Juez y parte”. Cuenta con una impecable producción de Josep Mas “Kitflus”, histórico del rock progresivo. Un medio tiempo evocador y elegante. Uno de esos clásicos que nadie recuerda. Maravilloso.

6. ‘Canción de cuna de la noche y los tejados’.
Mano a mano con Pancho Varona y Antonio García de Diego, Sabina firma un extraordinario latigazo para la banda sonora de la película “Siempre hay un camino a la derecha”, de José Luis García Sánchez. Esta nana feroz encuentra al trío en su gran momento de mediados de los años noventa y, de paso, anticipa la voz descarnada que llegaría para quedarse a partir de “19 días y 500 noches”.

7. ‘Doble vida’
Un disparo escrito junto a Jaime Asua y José Luis Nodar. Anda que no extrañamos al Sabina que escribía historias como guiones y películas de cinco minutos en canciones así de buenas. Existe una interesante versión de 1993 a cargo de Juan Carlos Baglietto.

8. ‘Donde habita el olvido’
Maqueta de una de las canciones esenciales de “19 días y 500 noches”, esta versión, brutal, había dado vueltas por varios discos y no acababa de entrar en ninguno. “A mí me gusta mucho la versión eléctrica de ‘Donde habita el olvido'”, explica Pancho Varona en “Sabina. Sol y sombra”, “A Joaquín no le terminaba de gustar mucho, y cuando se fue de mi lado, por así decirlo, aprovechó para llevarse la canción al territorio donde quería. Nosotros, cuando grabamos “Yo, mí, me, contigo”, hacíamos una versión muy eléctrica, muy rockera…”.

9. ‘Arenas movedizas’
Existen dos versiones de esta recreación libre de Bob Dylan. Esta, de la caja que recopilaba las rarezas de “19 días y 500 noches”, es sin duda la mejor. Con unas guitarras fantásticas, dignas de Ron Wood y Keith Richards, que suponen toda la diferencia respecto a la narcotizada toma que apareció en “Dímelo en la calle”.

10. ‘A vuelta de correo’
También existen dos versiones, una en la caja de rarezas de “19 días y 500 noches” y otra en “Diario de un peatón”. De nuevo, la mejor es la de “19 días y 500 noches”. Quizá porque la canción, un glorioso despiporre, estaba más reciente. Aquí, y en ‘Pero qué hermosas eran’ y ‘Como te digo una Co te digo la O’, que sí entraron en el disco, encontramos a un Sabina proteico, capaz de simultanear la gravedad de ‘Cerrado por derribo’, la efervescencia de ‘Dieguitos y Mafaldas’, la furia canalla de ’19 días y 500 noches’, con unas comedias neorrealistas dignas de Pietro Germi (y de Randy Newman, con el que tanto comparte).

Bonus track: ‘Motivos de un sentimiento’
El mejor himno jamás escrito para un equipo de fútbol. Sabina homenajea al fútbol con una épica y una poesía que el deporte del balón no siempre merece, mientras Pancho Varona borda un arreglo espectacular. Una canción insospechada y, sí, descomunal. Absténganse modernos petulantes y agriados listillos: no entenderán nada.

[Fuente: www.efeeme.com]

Uns contes de Praga


Praga deu ser una de les ciutats d’Europa amb un imaginari literari més ric. Cal reconèixer que aquesta ciutat constitueix una excel·lent matèria primera per als escriptors: combina l’atractiu d’una realitat física, arquitectònica d’una gran bellesa, on el passat té una presència aclaparadora, constant, suggestiva, amb una realitat social, almenys fins fa ben poc, plena de tensions i de contradiccions. A Praga hi havia —va desaparèixer després de la Segona Guerra Mundial— una minoria alemanya que fins a la caiguda de l’imperi austrohongarès va detentar el poder polític i econòmic sobre la majoria txeca. Aquesta situació social encara es complicava més perquè dins de la minoria alemanya n’hi havia una altra, d’origen jueu, plenament integrada a la llengua i a la cultura alemanyes, però vista amb recel o hostilitat pels alemanys no jueus i pels txecs. La posició de la minoria alemanya, aïllada i desconnectada de la realitat de l’entorn, que parlava txec, va ser cada vegada més precària, per molt que es van esforçar a mantenir una vida cultural d’una gran vitalitat, cosa que no deixava de tenir una funció compensatòria. La mateixa llengua dels escriptors txecs en alemany va se acusada de ser un «alemany de paper», llibresc, una recreació esteticista, privada del contacte amb la llengua parlada.

Escriptors alemanys i txecs van recrear Praga d’una manera molt diferent en les seues obres. La Praga més imaginària i mítica va nàixer sobretot dels escriptors que escrivien en alemany. Aquests són els qui van crear la imatge fantasmagòrica i espectral de Praga, que reflectia en paral·lel la situació decadent i igualment fantasmagòrica de la minoria alemanya. La minoria més minoritària, la jueva, la que rebia d’un costat i de l’altre, encara expressaria en les seues obres de manera més aguda aquesta sensació d’inseguretat i desconcert. És el tema principal de les obres de Kafka.

La recreació literària de Praga per part dels escriptors en txec, en canvi, va crear una imatge de la ciutat que partia de la vivacitat de les tavernes, de la diversitat i de l’humor de la vida popular, com en els contes de Jan Neruda (1834-1891). Poeta, assagista i narrador, Jan Neruda va ser un dels màxims representants del renaixement de les lletres txeques durant el XIX. La seua obra més coneguda fora del seu país és els Cuentos de Malá Strana, editada en castellà per Pre-textos en traducció de Clara Janés i Jana Stancel (n’hi ha una altra traducció al castellà en Cátedra i una altra encara en Austral). Els contes d’aquest recull descriuen el microcosmos bigarrat que constituïa el barri de Malá Strana: els veïns, els captaires, els botiguers, els taverners i els seus parroquians, un món d’una gran vivacitat, que Neruda reprodueix a partir del procediment del quadre costumista. Tots els personatges tenen algun tret característic, pintoresc, com la dona que acudeix a tots els enterraments del veïnat per, entre llàgrimes, recitar en veu alta davant del difunt tots els seus defectes i malifetes. O el senyor Rysánek i el senyor Schlegel, que de fa anys es troben enemistats i no es parlen i, al mateix temps, s’asseuen tots els dies a la taverna un enfront de l’altre, o aquell que fa anys que es dedica a corregir les partitures de Mozart. O aquell altre, encara, que, a la taverna, fa de mosca o de botifarra que es rosteix a la brasa… Neruda presenta aquests personatges en situacions que a penes tenen desenvolupament narratiu, i els sol tractar amb un humor amable; d’altres vegades, però, aquest humor pren un to més amarg, més sarcàstic, com un contrapunt del primer, cosa que confereix profunditat i complexitat a aquest món. Aquests personatges tan tipificats en una mania o un tret idiosincràtic comparteixen, però, una característica comuna: tots són uns xerraires impenitents, de finestra a finestra, dalt d’una teulada, a la taverna. Són els personatges que retrobarem, un segle més tard, en Les aventures del bon soldat Šveik, de Jaroslav Hašek (1883-1923), i en les novel·les del gran Bohumil Hrabal (1914-1997). És sobretot amb la reproducció dels diàlegs que Neruda aconsegueix una imatge convincent i viva d’aquest món, com en aquesta conversa d’uns oficinistes, on, sense afegir-hi cap comentari, sintetitza la mentalitat sociolingüística de la petita burgesia de Praga de la seua època:

«—¡Hay que ver cuántas tonterías dice la gente! El alemán es necesario, y basta. ¿Cómo, si no, escribiríamos? Y si alguien quiere que sus hijos aprendan un poco de francés, pues bien.
—Eso nunca perjudica.
—Mi hija no hablaría checo en la calle por nada del mundo. Si alguna vez se me olvida y le dirijo la palabra en checo, enseguida se pone colorada y dice: “Pero, papá, no cuidas los modales”.
—Sí, sí, así es.
—El otro día leí en el periódico que estaban buscando una lengua universal. ¡Vaya tontería!
—¡Dios no lo quiera!
—Que todo el mundo aprenda el alemán y ya está.
—¡Pues sí!» 

Al final, tot el món és com el teu poble. Una última nota: aquest llibre conté un conte breu —Los tres lirios—, que és una joia: un relat eròtic, estrany i intens alhora. L’acció transcorre durant una turmenta d’estiu, a la nit, al jardí d’una taverna, on abans hi havia un cementeri. En aquest jardí han extret els ossos de les antigues fosses i els han apilat per traslladar-los en un altre lloc.

Després de redactar aquesta entrada he repassat el racó de la meua biblioteca on tinc els autors txecs. Hi he retrobat dos llibres més contes de Neruda publicats en castellà per Editorial Juventud durant la dècada dels noranta — Imágenes de la vieja Praga i Escenas y arabescos—, que encara no he llegit. En el pròleg d’aquest segon volum s’hi assenyala que «son cuentos de un realismo expresionista que hoy calificaríamos de mágico y que dejan al lector sumido en ensoñaciones entre amables y dolorosas». Potser hauré de revisar el que dic en el segon paràgraf d’aquesta nota.






[Font: laserpblanca.blogspot.com]

Expression : « La flèche du Parthe »

L'attaque ou la plaisanterie hostile lancée à la fin d'une conversation.
Origine
Est-ce que tout le monde sait ce qu'est la flèche du Parthe ? Eh non (Lien externe) !
Sans quoi l'explication qui suit n'aurait pas vraiment lieu d'être.

Les Parthes étaient un peuple guerrier d'Asie ; ils avaient les yeux persans, puisqu'ils vivaient à peu près dans ce qui est l'Iran actuellement, donc anciennement la Perse.

Habitués des batailles et fins cavaliers, ils avaient une tactique particulière qui consistait, alors qu'ils simulaient une fuite devant l'ennemi, à tirer des flèches vers l'arrière, par dessus leur épaule, ciblant ainsi leurs poursuivants.

C'est de cette tactique que notre expression est née au XIXe siècle pour désigner la phrase assassine ou la plaisanterie désagréable lâchée par quelqu'un au moment où il arrête la conversation et s'éloigne, empêchant ainsi l'interlocuteur de répliquer.
Exemple
« (après la lecture d'une lettre envoyée par Arabella)
- Le piège est grossier, dit Mme Palmer, qui était comme un reflet rapide des impressions de son amie; vous ne devez pas vous en occuper un seul instant.
- Non certes, reprit Mary en arrangeant ses cheveux devant la glace d'une main tremblante ; malgré son dédain, la flèche du Parthe lancée par Arabella était entrée dans son cœur. »
Revue des deux mondes - Tome 68 - 1867
Ailleurs
Si vous souhaitez savoir comment on dit « La flèche du Parthe » en anglais, en espagnol, en portugais, en italien ou en allemand, cliquez ici
Ci-dessous vous trouverez des propositions de traduction soumises par notre communauté d’utilisateurs et non vérifiées par notre équipe. En étant enregistré, vous pourrez également en ajouter vous-même. En cas d’erreur, signalez-les nous dans le formulaire de contact.

Pays
Langue
Expression équivalente
Traduction littérale

États-Unis
A Parthian shot
Un tir (ou coup) de Parthe
Angleterre
A parting shot
Un tir de départ
Espagne
Tirar dardos envenenados
Lancer des fléchettes empoisonnées
Argentine
Una puñalada trapera
Un coup de poignard traître
Écosse
gd
A parting shot.
Coup d'adieu (parting = corruption de Parthian)
Italie
Frecciatina
Petite flèche
Belgique (Flandre) / Pays-Bas
nl
Het venijn zit in de staart (in cauda venenum)
Le venin est dans la queue

[Source : www.expressio.fr]


terça-feira, 12 de dezembro de 2017

Así es el Tánger de Lorenzo Falcó


Escrito por KARINA SAINZ BORGO


El mar conserva ese aspecto de lámina azul oscuro que Lorenzo Falcó observa desde la habitación 108 del Hotel Continental. Pero esta no es una mañana de primavera del año 1937. Tampoco una toma de contacto con un enlace del Grupo Lucero. Se trata de la llegada a Tánger de once periodistas españoles que no paran de fotografiar todo cuanto los rodea. No buscan un barco fondeado, mucho menos a una espía de la NKVD.  En realidad aguardan la llegada de Arturo Pérez-Reverte.  El escritor sube las escaleras por las que se accede desde el zoco hasta el Continental, el hotel que se levanta sobre la antigua sede de la Aduana y en el que durante los años de entreguerras se alojaron diplomáticos, intelectuales, políticos y espías y que, décadas más tarde, se convirtió en el objeto de fascinación de personajes como Paul Bowles, William Burroughs o Bertolucci. Un edificio de finales del siglo XIX con vistas al puerto de Tánger, la ciudad donde se desarrolla Eva (Alfaguara), la segunda entrega de la saga de aventuras que el escritor y académico de la RAE dedica a su nueva criatura, Lorenzo Falcó.
En el año 2016, justo cuando se cumplían 20 años desde la publicación de las aventuras dedicadas al soldado español de los Tercios de Flandes, Diego Alatriste, Arturo Pérez-Reverte emprendió un nuevo ciclo protagonizado por un extraficante de armas y mercenario que durante la década de los años treinta del siglo XX trabaja como espía para el aparato de inteligencia del bando nacional: Lorenzo Falcó. Un jerezano guapo, joven, elegante, chulo, mujeriego. Un hombre peligroso, leal solo a su causa. Alguien que siempre está cazando. A eso ha venido este grupo de reporteros: a seguir las pistas de Eva (Alfaguara, 2017), la segunda novela de la saga que ha llegado a las librerías esta semana y ocurre en las calles de Tánger, la ciudad en la que nos cita Arturo Pérez-Reverte.


“Antes de Paul Bowles y todos esos, Tánger ya era Tánger. Una ciudad fascinante. Tenía un estatus internacional, daba lugar a comercio, trafico de armas, mujeres, estupefacientes. Era el lugar perfecto”. Pérez-Reverte se adentra en las estancias del hotel donde se aloja Lorenzo Falcó, un edificio cuya decadencia delata la belleza y el esplendor de los años pasados. Habría que decir, eso sí, que esta mañana lo habría tenido difícil Falcó para entrar con su Browning FN, porque hoy el hotel –como casi todos los de la ciudad-  tiene detector de metales. Aunque el tiempo haya pasado, las cosas nunca han sido del todo tranquilas en esta ciudad fronteriza donde todo se mezcla. Afuera, en la terraza, el viento agita las chilabas de los hombres y los velos de las mujeres que caminan hacia la Medina.
Aunque esta no sea el Tánger de Eva conserva todavía los rasgos de ese mundo que Pérez-Reverte resucita en las páginas de esta novela. A ese Tánger es al que se dirige esta excursión. Listo para comenzar el recorrido, Arturo Pérez-Reverte da una última mirada hacia el puerto. “Hacia allá debían de estar los dos barcos”, dice señalando con el índice. Se refiere al Mount Castle y al Martín Álvarez, las naves que empujan historia, la segunda de una serie a la que quedan por lo menos tres entregas más. Al menos así lo dirá Pérez-Reverte, más tarde, ante una botella de cerveza Casablanca, en un restaurante de la calle Tetuán.
En las tripas del Zoco
Pocos meses después de la operación para liberar a José Antonio Primo de Rivera de la primera entrega, Lorenzo Falcó recibe una nueva misión que lo llevará hasta Marruecos. Debe traer de vuelta a España el oro escondido en un barco que los republicanos han fondeado en el puerto de Tánger y que ha de partir rumbo a Odessa. Falcó puede hacerlo de dos formas. Por las buenas, convenciendo a su capitán para que cambie de bando; o por las malas, hundiéndolo a él junto a su barco, al Mount Castle. En la bocana del puerto un destructor de los nacionales, el Martín Álvarez, espera el plazo para atacar. La situación no sería tan complicada de no ser por un detalle. Un personaje viaja a bordo del Mount Castle para asegurar que el cargamento llegue a Rusia. Nada más y nada menos que Eva Neretva, la agente del NKVD de la primera entrega. Uno de los pocos seres capaces de sostener un pulso con Falcó. Y ganárselo, además.
El asunto tiene tanto de complicado como de fascinante. Por varios motivos. El primero: el coronel Lisardo Queralt, jefe de Policía y Seguridad de La Falange -el Carnicero de Oviedo-, le pisa los talones a Falcó y a su jefe, el Almirante, el máximo responsable del núcleo estratégico dentro del espionaje franquista, que reaparece en esta novela. Si las cosas salen mal, ellos pagarán el precio. El segundo motivo que enreda esta misión, y bastante, tiene que ver con la presencia de Eva Neretva, la mujer a la que Lorenzo Falcó salvó la vida unos meses atrás, aunque eso implicara dejar a Queralt en ridículo. Así están las cosas cuando el agente del Grupo Lucero recibe el encargo de ir a Marruecos.
La ciudad a la que llega Lorenzo Falcó, en 1937, es un hervidero. Abundan los espías. Los que provienen de fuera y los que alguien más compra, desde dentro. De los sesenta mil habitantes de la ciudad,  la mitad son europeos. Sobre Tánger mandaban en esos años las grandes potencias y todo en sus calles respiraba el ambiente turbio de las fronteras. Entonces se movían a sus anchas legionarios franceses y españoles, soldados ingleses, traficantes, pero también republicanos huidos de Ceuta y el Marruecos español, que se cruzan en el zoco de la ciudad con los marinos del bando nacional.
De pie, ante una terraza llena de sillas donde moros y algunos turistas sorben té verde, Arturo Pérez-Reverte señala la plaza central del zoco. Ese lugar que hace de antesala de ciudad vieja, rumbo a la Medina, y a la que se accede subiendo por las calles inundadas de covachas y comercios del alfombras. Las tiendas que se aprietan hoy en estas calles serían exactas a aquellas en las que se reúne Falcó por primera vez con el capitán de fragata Manuel Navia, de no ser porque ahora, junto a las babuchas y alfombras, se venden camisetas de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Con los brazos en jarra y la mirada cubierta por unas gafas de sol, Pérez-Reverte se planta de espaldas al histórico Café Tingis y señala alrededor. “Aquí se reunían los marinos de los dos bandos. Frecuentaban dos cafés distintos. Los nacionales iban al Café Central y los partidarios de la República en el Fuentes. Estaban uno junto al otro”, dice.
En ese mundo espiaban desde los limpiabotas hasta las putas. El olor a kif y zotal se apretaba con el del humo de tabaco. Muy cerca de estas calles sucede una de las escenas más curiosas de Eva. Se trata de la pelea en el Café Hamruch, un local que atrae a los viandantes con un farol rojo en el dintel y en el que moros, prostitutas y legionarios de quepis beben matarratas y fuman kif. Por allá, justo al lado de esta zona, indica Pérez-Reverte a la pregunta de dónde está el bar donde ocurre esta pelea. Se trata de una escena en la que hombres del bando republicano y nacional aparcan por un momento sus diferencias y entran en una pelea con un grupo de ingleses tras llamarlos sucios españoles. “Esta novela está escrita para poder contar esa escena, la tengo en la cabeza desde hace ya mucho tiempo”, dice Pérez-Reverte.
Hacia la Kasbah
Las calles que rodean el zoco vienen desde el puerto –hemos subido andando desde ahí- y llegan hasta la Kasbah, la zona alta de la medina, rodeada de murallas. Se accede desde el Zoco Chico, subiendo por las callejuelas de la medina, o por el exterior, la avenida de Italia. Allí, en la calle que está descrita en la novela como calle Zaitouna, quebrada y angosta, se ubica la casa de Moira Nikolaos, un personaje fascinante que sorprende al lector. Será justo en ese enclave –desde donde se aprecia todo el mar- donde Falcó reunirá a los dos capitanes, pero también tendrá largas conversaciones con Nikolaos, una mujer que conoce desde hace muchos años y que servirá a los lectores para entender quién es Falcó. A medida que Pérez–Reverte guía al grupo lejos del zoco y se acerca a la medina, nos acerca a esa zona. Entre medias se despliega un enjambre de covachas, locales, vendedores ambulantes y mostradores llenos de dátiles en almíbar. El antiguo cine Alcázar, cayéndose a trozos, mientras las moscas revolotean los barreños llenos de dátiles en almíbar para la venta.
Pérez-Reverte camina con las manos en los bolsillos. Un hombre se acerca al grupo de periodistas. Habla castellano, pero con un fuerte acento marroquí. Quiere saber si ese es Arturo Pérez-Reverte, el escritor. Los reporteros lo confirman: es él, sí. “¿Y qué hace aquí… de guía turístico?”, pregunta desorientado el sujeto. Una vez puesto en aviso de que se trata de la promoción de la nueva novela del autor español, que se desarrolla en Tánger, el hombre se acerca a Arturo Pérez-Reverte, se hace una foto con él y sigue su camino. En las calles que rodean la parte vieja, y que dan paso al puerto o las murallas, se concentran sonidos, olores, conversaciones. Las casas de comida que desembocan en la medina evocan el Rif, ese local donde se reúnen Paquito Araña y Falcó.  Hay olor a  parrilla moruna y especias. Algunas tienen la mano de Fatma en el dintel de la puerta y en el interior mesas grasientas llenas de comensales a esta hora de mediodía.
Concentrados en distintos viajes, Arturo Pérez-Reverte necesitó veinticinco días en Tánger para armar el mapa de esta entrega. Descubrió no pocos enclaves y recreó muchos más. El escenario se sostiene por sí solo y por eso funciona. La ciudad hace posible que la electricidad recorra toda la estructura. En las páginas de Eva, el escritor y académico carga con más acción, humor e ironía. Diálogos directos, magros. Percutidos. Regresan personajes de la primera entrega, y ganan peso los secundarios. El sexo se vuelve combate entre Eva y Falcó, literalmente. Toso resuena con mucha más potencia, porque la ciudad que Arturo Pérez-Reverte retrata amplifica la trama. Es, sin duda, un personaje fundamental. Como Eva y Falcó, incluso como los capitanes del Mount Castle y el Martín Álvarez.


[Fotos: Jeosm - fuente: www.zendalibros.com]

Causerie anarchiste : Georges Brassens et autres « enfants » d’Italiens


samedi 16 décembre 2017

MARSEILLE

17 h

CIRA, 50 rue Consolat, 13001

Causerie anarchiste

Georges Brassens et autres « enfants » d’Italiens

par Isabelle Felici, avec la participation musicale de Meille




Cette rencontre convie à une ballade dans l’univers familial, amical, musical, poétique « italien » de Georges Brassens. Même ses fervents admirateurs ignorent souvent qu’il était anarchiste et encore plus souvent que sa mère était d’origine italienne. Georges l’appelait affectueusement l’Italienne et il croyait, à tort d’ailleurs, qu’elle était napolitaine.

La présentation est basée sur une étude publiée dans l’ouvrage Sur Brassens et autres « enfants » d’Italiens, qui recueille des textes et témoignages d’« enfants » d’Italiens et d’Italiennes émigrés en France notamment, publié aux PULM de Montpellier en 2017. 

Isabelle Felici est professeur en études italiennes à l’université Paul-Valéry Montpellier 3. Ses travaux portent sur les aspects culturels de l’émigration italienne et de l’immigration en Italie et sur l’histoire de l’anarchisme italien en exil. Parmi les dernières publications qu’elle a dirigées figure le recueil de textes et témoignages intitulé Sur Brassens et autres « enfants » d’Italiens. Au CIRA de Marseille elle a eu l’occasion de présenter deux précédents ouvrages publiés à l’Atelier de création libertaire de Lyon, qui héberge son blog sur les anarchistes italiens dans le monde : 


Sur Brassens et autres « enfants » d’Italiens : textes et témoignages recueillis par Isabelle Felici. Montpellier : Presses universitaires de la Méditerranée, 2017. 259 pages. (Voix des Suds). 25 euros. 

Ce livre est disponible au CIRA. 

P.-S. : 


[Source : www.millebabords.org]