sábado, 24 de fevereiro de 2018

Omri Mor - It's About Time! (Naïve)

Le prodige israélien Omri Mor débute le piano à sept ans. Il étudie la musique classique et le jazz à l'Académie de musique et de danse de Jérusalem. Très tôt attiré par différents styles de musique, il se plonge à 14 ans dans l'apprentissage des sonorités arabo-andalouses et du chaâbi algérien, enseignée par le joueur de oud Nino "Elmaghribi" Biton. Se produisant aux côtés de musiciens majeurs des scènes jazz israélienne (Omer Avital, Eli Degibri, ...) et internationale (Jimmy Cobb, John Zorn, Gregory Hutchinson, ...), Omri se démarque par son jeu versatile et florissant, riche d'influences musicales multiples parfaitement maîtrisées, penchant autant vers l'orient, que vers l'occident ou les cultures afro-latines. 

Repéré par l'immense contrebassiste Avishaï Cohen qui l'engage pour tourner avec lui en trio à travers l'Europe et le monde, il publiera le 30 mars prochain son premier opus, It's About Time!, sous la direction d'un autre monstre sacré du world jazz, le batteur et percussionniste algérien Karim Ziad. Alignant 9 titres dont 7 compositions, le disque rassemble un casting de haut vol, on retrouve en effet son mentor, Avishaï à la contrebasse, remplacé sur deux morceaux par Michel Alibo à la basse électrique, son directeur artistique, Karim Ziad, à la batterie puis Donald Kontomanou qui prend son relai dans le vibrant "Dawn", et enfin M'aalem Abdelkbir Merchan au chant, dans le festif et hypnotique "Marrakech". 

It's About Time! est une célébration sophistiquée et captivante du métissage et du télescopage des cultures., un carrefour où se mêlent les rythmes du monde et se cultivent la liberté, l'art du swing et le sens de groove.

Publié par 
[Source : les-chroniques-de-hiko.blogspot.com]



Raül Garrigasait guanya el primer Premi Òmnium Millor Novel·la en Llengua Catalana de l'Any amb 'Els estranys'


La novel·la, que va guanyar Premi Llibreter 2017, parteix d'un prussià que va a lluitar en plena guerra carlina l'any 1837


 
L'escriptor, traductor, filòleg clàssic i editor Raül Garrigasait ha guanyat el primer El Premi Òmnium Millor Novel·la en Llengua Catalana de l'Any amb 'Els estranys' (1984), una obra que ja se'n va endur el Premi Llibreter 2017. La novel·la es mou entre l'humor i la tragèdia, amb personatges excèntrics i alternant el present i el passat. La trama parteix d'un jove prussià que travessa els Pirineus per lluitar a favor de l'ordre en plena guerra carlina l'any 1837.
Aquest jove patirà un malentès que el deixarà encallat en una ciutat "ruïnosa i desconcertant". Amb el pas del temps la seva estupefacció creixerà fins que se li converteix en una companyia persistent. Els altres dos finalistes eren 'Robinson' de Vicenç Pagès i 'Els fills de Llacuna park' de Maria Guasch.
El Premi Òmnium Millor Novel·la en Llengua Catalana de l’Any reconeix la millor novel·la publicada originalment en llengua catalana. "Es vol prestigiar, així, la literatura catalana dins i fora del propi àmbit cultural i, alhora, crear un catàleg de les millors novel·les de cada any: cal donar visibilitat a les grans obres i als grans autors actuals". Altres objectius que s'han fixat és fomentar les traduccions i fer créixer el nombre de lectors en llengua catalana. 
El premi està dotat amb 20.000 euros directes per al guardonat i 5.000 euros més per a promoció. Aquest guardó, que és el que està més ben dotat econòmicament per a una obra publicada, neix amb la voluntat i ambició d'igualar-se a altres premis similars de la literatura mundial, com el Premi Goncourt francès o l'anglès Booker. Òmnium Cultural convocarà anualment el guardó obert a totes les editorials. El jurat és independent, de reconegut recorregut acadèmic o en l’àmbit de la crítica literària, i sense interessos editorials.
El jurat del guardó ha estat format per la professora de la Universitat de Harvard Maria Dasca Batalla; la catedràtica emèrita de la Universitat de Barcelona Rosa Cabré; la professora de la Universitat Valenciana Carme Gregori Soldevilla; el professor de la Universitat de Girona Xavier Pla i el crític i gestor cultural Oriol Izquierdo. 
Raül Garrigasait (Solsona 1979) és filòleg clàssic, traductor, escriptor i editor. Des de 2007 és editor de la Col·lecció de Clàssics Grecs i Llatins de la Fundació Bernat Metge. El 20 de gener de 2015 va ser guardonat amb el cinquè Premi Cum Laude, que convoca l'Institut d'Estudis Món Juïc per la tesi L'hàbit de la dificultat. Wilhelm von Humboldt i Carles Riba davant l'Agamèmnon d'Èsquil.

[Font: www.racocatala.cat]

“Toda tradução é uma traição”, diz tradutora dos clássicos de Perrault


Clássicos como Chapeuzinho Vermelho, Bela Adormecida, Cinderela ou o Gato de Botas são alguns dos contos de fadas de Charles Perrault que embalam as infâncias há séculos. Mas se as obras do francês são conhecidas no mundo todo, isso se deve ao trabalho dos tradutores, como o da brasileira Eliana Bueno Ribeiro, responsável por uma das traduções mais completas dos principais textos do autor.



Publicado por Silvano Mendes
Nascido no século 17, Charles Perrault é, ao lado dos irmãos Grimm e de Hans Christian Andersen, una dos principais autores de contos. Seus textos continuam nas prateleiras dos quartos de crianças pelo mundo até hoje. De uma maneira geral, o que fascina nos contos de fadas é a possibilidade da mágica. Mas os contos de Perrault fascinam também pela escrita. É uma escrita que põe a mágica de uma maneira sóbria e irônica. É a mágica que duvida dela mesma”, explica Eliana Bueno Ribeiro, autora de uma tradução comentada dos principais textos do francês.  
Os textos do francês são traduzidos para o leitor brasileiro desde o final do século 19. Porém, no livro Contos de Perrault, publicado pela editora Paulinas, Eliana se baseia nos textos originais.
Questionada sobre a dificuldade de se manter fiel aos contos do francês, ela diz que isso é praticamente impossível. “Escrever é traduzir e traduzir é escrever. Quando você traduz, você inventa. Toda tradução é uma traição. Nem a tradução automática é fidedigna. Você só compreende o texto realmente na língua original”.
A tradutora, que também foi professora de literatura comparada na Universidade Federal do Rio de Janeiro e lecionou em várias universidades europeias, participa esta semana em Paris de um encontro literário organizado pelo Instituto cultural franco-brasileiro Alter Brasilis sobre o tema “Entre fadas e santos”. Durante o debate ela também vai falar de seu livro sobre Santo Antônio, visto principalmente pelo prisma histórico. “Eu compreendi que é possível dar uma ênfase nos aspectos culturais. Tirar Santo Antônio dos oratórios e colocá-lo no seio de uma história europeia. Ele é um santo português que atravessa a Europa e se coloca como figura de proa do franciscanismo”, comenta a autora.
Ouça a entrevista completa clicando na foto abaixo.




[Fonte: www.rfi.fr]




 

Fundéu: bitcóin, bitcoines, adaptación al español de bitcoin, bitcoins

 
 
La forma bitcóin, plural bitcoines, es la adaptación al español de bitcoin, plural bitcoins, nombre de esta conocida moneda electrónica.
Con motivo del debut de esta criptomoneda en el mercado de futuros de Chicago, en los medios de comunicación pueden verse frases como «Los grandes inversores ya pueden apostar al alza o a la baja con el precio del bitcoin», «La locura del bitcoin: la divisa virtual alcanza los 16 000 dólares» o «¿Son de fiar los bitcoins?».
En español, este término inglés se adapta adecuadamente como bitcóin, plural bitcoines (pronunciado /bitkóin/, pl. /bitkóines/), y se escribe con tilde, por ser voz aguda acabada en ene, así como en minúscula y sin ningún resalte tipográfico, al igual que el resto de los nombres de las monedas (dólar, franco, yen).
Por otra parte, se encuentra en expresiones como fondos/transacciones bitcóin, en las que se usa en aposición y con el plural invariable; sin embargo, lo adecuado habría sido escribir fondos/transacciones en bitcoines, igual que fondos/transacciones en dólares, en lugar de fondos/transacciones dólar.
Así pues, en los ejemplos iniciales lo recomendable habría sido escribir «Los grandes inversores ya pueden apostar al alza o a la baja con el precio del bitcóin», «La locura del bitcóin: la divisa virtual alcanza los 16 000dólares» y «¿Son de fiar los bitcoines?».
Si se desea utilizar las formas originales inglesas (bitcoin, bitcoins), lo apropiado es emplear la cursiva o entrecomillarlas.
Como nombre del protocolo y de la red informática que lo sustenta, se trata de una marca, por lo que se escribirá en redonda, en singular y solo con la inicial en mayúscula: red Bitcoin o direcciones Bitcoin y no «Es posible generar de forma gratuita tantas direcciones BitCoins como deseemos».

[Foto: Agencia Efe/How Hwee Young - fuente: www.fundeu.es]

Israelitos Aziatikos o Afrikanos



Por Edmond Cohen

Saludes a todos los oyentes de la emisyon Muestra lingua, la emisyon en djudeo-espanyol fundada por el profesor Haïm-Vidal Sephiha i prezentada agora por vuestro servidor Edmond Cohen, kon Philippe en la kabina.

Por empesar, vos akodro ke el proksimo atelye de konversasyon de Vidas Largas se tendra el martes 6 de marso, a las dos i medya, en el Centre Communautaire. Estos atelyes son avyertos a todos, venid munchos.
Vos akodro tambyen ke las emisyones de Radio J se pueden oir por internet sovre el sityo de Radio J, de toda manera en direkto, i tambyen despues en la redifuzyon de la mediudiya entera.
Antes de empesar mis emisyones de oy, vos kyero dizir ke no vo pueder azer una emisyon en direkto el djueves ke vyene, 22 de fevrero, porke tendré de okuparme en kaza de mi inyetiziko. Ke keresh, vuestro servidor es papu, lo ke kyere dizir ke de vez en kuando, vyene a ser tambyen el servidor de sus inyetizikos (ke son por la mayoriya inyetizikas).
Ama, si kyere el Dyo, mi emisyon sigyente, la del primo de marso, sera, en franses por una vez, una entrevista kon el Doktor Maurice Soustiel, ijo de Joseph Soustiel, muy famozo antikaryo de kozas oryentalas, de orijen selaniklia, ke teniya su botika en Paris, 146 Bd Haussmann. Es la istorya de su famiya, sovre todo durante la gerra, ke mos konta su ijo, ke dyo djustamente komo titolo a su livro 146, Bd Haussmann. Akonsejo a los ke entyenden el franses de oir esta emisyon en direkto si lo pueden.
I agora vengo a mi emisyon de oy.
Ay serka de diez anyos, el 4 de septyembre 2008 para ser presizo, vos ize una emisyon intitolada “Los djudyos partikolares”, avlandovos de munchos puevlos, milyones de djente, ke eyos mismos se dizen desendyentes de uno o mas de los diez trivos pedridos del reyno de Israel (kuando fueron deportados por los Asyrianos en 722 antes de la era kristyana).
En medyo de todos estos, vos dishe esto:
Serka de los Karens, en el nordeste de la Indya (sovre todo en la provinsya del Mizoram) i en Birmaniya, biven los Shinlung.
Los primeros misyonaryos kristyanos ke ayegaron en Birmaniya en el empesijo del siglo XIX se enkantaron de topar povlasyones ke konosiyan las istoryas del Tanah sin tener dingun kontakto kon el djudaismo o el kristyanismo. Se dizen vinidos de Kina ay muncho tyempo, i ke los kinezos les arrovaron sus pergamino. Kreen en un dyo uniko, el Dyo de Menashe. Uno de los nombres de los Shinlung es Lu-chi, lo ke kyere dizir diez trivos.
No tyenen dingun eskrito, ama tyenen una tradisyon orala singun la kuala el trivo de Menashe fue, en 721 antes del Kristo, embiyado komo los mueve otros en Assiriya, i de aya en Afghanistan, i despues de aya en Tibet i en Kina, ande los Cohanim mantuvyeron las kostumbres israelitas. I de Kina se fueron en Birmaniya i Indya.
Tyenen munchas kostumbres ke son israelitas. Ay un Cohen en kada kazal, ke aze sakrifisyos komo se konta en el Tanah, ke se viste kon korona sovre la kavesa, i un pektoral komo un efod.
No tyenen derecho de komer karne kon sangre, azen mila del ijiko en su ochen diya, los ombres tyenen un vestido komo un taleth, kon ilos blus. Azen, komo los Pashtunes, lo ke se yama en lashon el yibum (le lévirat), kijo dizir kazarse kon la bivda del ermano muerto sin kriatura. No ay relasyones entre marido i mujer kuando la mujer tyene la sangre, lo ke en lashon se yama la nida, i kuando s’eskapa la mujer aze una immersyon, ets.
Lo mas kuryozo son los kantos tradisyonales ke kantavan sin entenderlos…i empesaron solo a entenderlos kuando konosyeron el Tanah !
Estos kantos avlan del amor de Tsion, del kamino en el dezyerto, del Monte Moria i del Monte Sinaï, todas kozas ke konosiyan antes de konoser el Tanah.
Los misyonaryos los izyeron kristyanos, ama agora son 3.500 ke se izyeron djudyos (i no solo israelitos). Yo vide un filmo muy kuryozo sovre estos djudyos kon kara de birmanos, ke, en medyo de las sharras de Birmaniya, kantan en lashon i baylan la hora…I 200 de entre eyos izyeron su aliya i biven agora en Israel, o, por munchos d’entre eyos, en el Gush Katif, serka de Hevron, en los territoryos, komo se dize.
Ansina se eskapava lo ke vos diziya sovre este puevlo aze unos dyez anyos. Halbuki, este lunes, mi amigo Jose Molho (bendicho sea, ke azeriya sin el?) me embiyo una video de agora, un reportaj en franses de la kadena de televizyon France 24 sovre los mismos, yamados Kukis, i no Shinlung, ama no ay yerro posivle, se avla de los mismos, afillu si me ambezi munchas kozas ke dainda no saviya.


Por egzemplo, el reportaj mos dize ke afillu si “unos kuantos son kristyanizados,” yene todos, yamados Kukis, se pelean kontra el governo de New Delhi para la independensya, kon una bandyera yevando un magen David, i todos se saven, si no djudyos, a lo manko israelitos desendyentes del trivo pedrido de Menashe.
Son un puevlo gerrero, i por esto es ke los ke izyeron sus aliya, ke agora ya son 7.000 ama ke van a ser muncho mas, se topan en los territoryos, en Kiryat Arba, serka de Hevron, frente a miles de arabos enemigos. No solo los mansevos i las mansevas azen el askerlik en Tsahal komo los otros israelyanos, ama unos 200 entre eyos entraron en las fuersas espesyales.
El reportaj amostra bivyendo en kaza los ke izyeron sus aliya. Todos dizen ke no aboltaran en Indya, afillu si guadran uzos de aya, i sovre todo la komida. La mueva jenerasyon ya se mesklo al kusur de los otros israelyanos i azen agora parte de muevo del puevlo de Israel 27 siglos mas despues.
Una vez ke empesi kon lo ke teniya yamado dyez anyos antes los djudyos partikolares, me akodri ke, en 2013, el 25 de avril, aze mas o menos sinko anyos, ize una otra emisyon, intitolada “Otros djudyos partikolares”. En esta emisyon, vos avli (a parte de los Japonezes) de los Lemba i de los Danites, dos puevlos de Afrika ke se dizen israelitos.
No kale konfundir estos puevlos, ke se dizen desendyentes de los trivos del tyempo de Israel, kon los pretos bantus ke eyos pretyenden sovre internet ke son eyos el haliz Israel del Tanah, i ke los djudyos son mentirozos i enganyadores i no tyenen nada de ver kon el puevlo del Tanah, ke syempre fue preto. Youtube i internet son yenos de talas bavajadas.
En mi emisyon de 2013, tomandolo de una emisyon, La source de vie, del haham Josy Eisenberg, de bendicha memorya, vos diziya lo ke sige sovre los Danitos:
Agora, para aboltar a los Danitos de la Côte d’Ivoire, es un pastor, ke se yama Robert Dion, ke desde vente anyos se interesa a las orijenes de su trivo, ke se topa en un lugar yamado las 18 montanyas, ke asemeja un poko a la Suisa i por esto es diferente de los otros lugares de Afrika. Este pastor eskrivyo (en franses) dos livros para azer konoser lo ke asigun el amostra las orijenes israelitas de su trivo, ama mismo si pudo ver el embashador de Israel, la djente en jeneral no se intereso a lo ke el sosteniya.
I un diya, en 2010, el govyerno de Côte d’Ivoire fraguo en Abidjan un muzeo de las sivilizasyones del pais, i un haham se hue a vijitarlo, i aya aviya una parte konsagrada a la etniya de los Danitos. I este djudyo fue muy enkantado de ver el vestido sagrado de los papazes danitas, syendo ke este vestido, ke se puede ver en la emisyon ke vos dishe, asemeja muncho a un taleth. Esto le travo la atensyon, se metyo a estudyar los livros del pastor Dion, i vyendo ke aviya de mirar esto todo de mas serka, avlo de esto a los hahamim de Israel ke se okupan de los djudyos partikolares, i eskaparon por embiyar aya una delegasyon de dos hahamim avlando franses, i un sineasto ke ya aviya echo un dokumentaryo sovre los djudyos del Mizoram, entre Indya i Birmanya, ke dizen desender del trivo de Menashe. Ya vos avli de estos en mi vyeja emisyon de 2008. I djustamente es la primera parte del filmo echo por este sineasto ke vide alhad. Kuando los hahamim israelyanos ayegaron en Côte d’Ivoire, dainda no aviya la paz, porke el Prezidente era Gbagbo, kontestado por Ouatara i sus partezanes. No fue kolay de viajar.
Esto dicho, los hahamim israelyanos feron enkantados i tresalidos de ver el entuziasmo de la djente ke les demandavan sus bendisyones. «Kuando kamino en Yerushalaïm, dinguno me demanda de bendizirlo, ama aki si ! » I el haham les aziya la beraha de los kohanim… Los hahamim fueron arresividos kon muncha konsiderasyon por los kapos de la etniya, i admetidos de entrar en sus salas de palavra, kon la kondisyon de vestir el vestido asemejante a un taleth, lo ke izyeron.
Tyenen munchos uzos ke dizen venir de sus orijenes israelitas : la sirkonsizyon, i tambyen una koza kuryoza, kale ver komo tokan el shofar, i otras kozas. Komo va aver mas despues una sigunda parte de la emisyon ke dainda no vide, me vo kedar aki por la ora, i puede ser vos avlaré de muevo de estos Danitos ke se yaman tambyen Yakuba, ke se asemeja al nombre de Yaakov avinu.
Ansina se eskapava mi emisyon de 2013 sovre los Danitos. Lo ke vos dishe, lo topi de muevo sovre una video de Youtube:



Vos akonsejo de ir a bushkar esta video sovre youtube en clikando en Google sovre ≪ Aux origines d’une tribu juive originelle en Afrique noire .
Este titolo es falso porke, en vedra, la video no mos avla de un solo trivo, sino a lo manko de kuatro puevlos leshos los unos de los otros:
Kale dizir ke la video no es klara, i da la impresyon de todo mesklar. Ama en vedra mos avla en primero de los Lemba del Zimbabwe, en sigundo de los Beta Israel de Etyopiya, en treser de los Igbos del Nigeria, los tres en ingles kon subtitolos en fransez) i solo despues, en kuatren esta vez en franses, de los Danitos de Cote d’Ivoire.
Mismo si vyenen en medyo de la video, vos kyero avlar en primero de los Igbos, ke yo syempre oyi yamar Ibos kuando se avlo de la gerra sivil ke empeso en 1967 entre los Ibos del Biafra i los Nigeryanos dirijidos por el jeneral Yakubu Gowon. Los Ibos del Biafra fueron enserrados por la armada nigeryana, i vimos a la televizyon kriaturas paresyendo a deportados de Aushwitz, muryendo de ambre. Asigun los istoryanos, uvo entre un milyon i dos milyones de muertos. El Biafra, dirijido por el kolonel Ojukwu, eskapo por kapitular en 1970 i aboltar en el seno del estado del Nigeria.
Esto todo, ya lo saviya, i penso ke vozotros tambyen vos akodrash de este terrivle drama. Ama lo ke mos dize esta misma video de Youtube, antes de avlar de los Danites de Cote d’ivoire, es ke los Ibos, o Igbos, eyos tambyen, seriyan de orijen israelita!
En vedra son eyos mismos ke lo pretyenden – entre el minuto 3 i el minuto 6 de la video. En jeneral son kristyanos, ama se dizen yene djudyos o a lo manko de orijen djudiya…i esto es muevo para mi.
Por lo ke es de los Lemba del Zimbabwe, de los kualos ya vos tengo avlado en mi emisyon de 2013, la video mos akodra ke los Kohanim lembas tyenen el mismo ADN ke los Cohanim djudyos, esto ya lo saviyamos i en mi emision de 2013 vos aviya dicho lo ke sige:
Los Lemba, malgrado lo ke vengo de dizir, no son konsiderados komo halizes djudyos por los hahamim. Syendo ke yo no so haham, no tengo kompetensya para dizir si tyenen razon o no.
Ama por lo ke es de perteneser por la sangre al puevlo djudyo, los lemba tyenen un argumento muy fuerte : es el ADN. Munchos lemba tyenen en la sangre lo ke se yama el aplotipo de los Cohanim. No kale demandarme lo ke es un aplotipo, syendo ke, en mas de no ser haham, no so tampoko savyo en biolojiya. Ama asigun lo ke meldi, estos lemba tyenen el mismo tipo de sangre ke los djudyos Cohen, ke son konsiderados los mas puros desendyentes de los antiguos djudyos, syendo las leyes sovre los kazamyentos del Cohen, ke, entre otras interdiksyones, no puede kazarse kon una konvertida. A la rovez, i por otras razones, un Cohen se kazava munchas vezes kon una Cohen. I si me demandash kualos son estas otras razones, kreo ke ya lo sé : una ija Cohen no topava de kazarse kon un otro ke un Cohen, porke un otro ke Cohen le deviya onor vida entera por modo ke era Cohen, i esto, un orgulyozo no lo soportava. I yo me akodro ke mi vava era muy kontenta de aver tenido tres ijos i no ija, porke era un grande dert para un Cohen de topar de kazar a su ija. Kaliya topar un Cohen.
Esto es lo ke vos diziya en 2013. Lo ke parese muevo en la video de agora no es muy klaro: parese ke un profesor ingles yamado Trudor Parfitt a visto una koza yamada Nguma, ke tyene un atadijo kon la Arka de Alyansa, i ke a sido traida por estos Cohanim. Ama no mos amostra la koza ni mos dize muncho mas.
Estos todos pretos de Afrika, Lemba, Ibos, Danitos, son dainda kristyanos por lo mas, ama ke se pasariya si todos se aziyan djudyos i demandavan a aboltar en Israel? I los Pashtunes de Afganistan, ke son milyones, oy muzulmanos?
Komo el chiko Estado de Israel puedriya arrekojer tanta djente?
Esto es la kuestyon ke un pastor, el senyor Jean-Marc Thobois, a demandado al haham Avishail, el ke se okupa de estos todos iisraelitos pedridos i topados. El pastor lo konta en una video ke tyene por titolo ≪ Les 10 tribus d’Israel, perdues et retrouvées .



El pastor mos da la repuesta del haham: mi lavoro, dize el haham, es de ambezar i permeter a estos puevlos de aboltar en Israel. Una vez ke van a empesarlo, el Mashiah va pueder vinir para arrekojerlos i el es ke va rezolver este problema, ke no es el miyo. El miyo es solo de ayudar la venida del Mashiah!
Sovre esta repuesta me vo kedar para oy, i vos digo al djueves primo de marso kon Maurice Soustiel, si kyere el Dyo!

[Orijen: www.diariojudio.com]
 

sexta-feira, 23 de fevereiro de 2018

El enigma de los nazis cultos


El monstruoso juego de las muñecas rusas
Creer y destruir. Los intelectuales en la máquina de guerra de las SS
Christian Ingrao
Barcelona, Acantilado, 2017
Trad. de José Ramón Monreal
624 pp. 29 €
 
Escrito por Rosa Sala Rose
¿Hay alguien que todavía dé por hecho que los nazis eran masas incultas o que las atrocidades del Tercer Reich fueron cometidas mayoritariamente por sádicos borrachos sin formación? A esas personas, este libro de Christian Ingrao les resultará revelador, aunque a estas alturas de la abundante historiografía sobre el nazismo parece improbable que esa opinión siga estando extendida. En las últimas décadas ha ido abriéndose paso con éxito en nuestro imaginario occidental un nuevo arquetipo: el del nazi elegante y altamente cultivado, que disfruta de la música y de la poesía mientras ejecuta sin vacilar a cientos de civiles por su propia mano. Por citar solo unos pocos ejemplos conocidos, Luchino Visconti da vida al nazi elegante y culto Aschenbach, el oficial de las SS de La caída de los dioses (1969); este asoma de nuevo en la figura histórica de Amon Göth en La lista de Schindler(1993), de Steven Spielberg; y más recientemente, en el SS ficticio Maximilian Aue de la novela Las benévolas (2006), de Jonathan Littell. Es probable que, entretanto, la creciente popularización de esa otra idea tipificada de nazi haya ido ganando terreno a la figura del bárbaro embrutecido. 
 
Independientemente de su realidad histórica, el nazi culto funciona bien como arquetipo porque genera en nosotros una fecunda mezcla de identificación y desasosiego. Es el protagonista de lo que Todd Kontje denominó «la cuestión más turbadora a la que tienen que enfrentarse los estudios de posguerra sobre la sociedad y la cultura alemanas»1, y es: ¿cómo pudo la gente que había celebrado las obras de Goethe y Schiller abrazar a Hitler como su Führer? O, reformulada por el pensador George Steiner, «¿cómo se puede tocar a Schubert por la noche, leer a Rilke por la mañana y torturar al mediodía?»2 
 
Esta pregunta resulta tan importante como engañosa, en la medida en que la perplejidad que subyace a ella surge de la secreta convicción de que las personas incultas son –o deberían ser– moralmente inferiores. Llevándola al extremo, implicaría que un campesino iletrado de la Alemania profunda, al no conocer a Schubert ni a Rilke, no tendría la menor inhibición para torturar y matar a placer. Y, sin embargo, la realidad histórica nos ofrece incontables ejemplos de heroicidades llevadas a cabo por personas iletradas, por pura y simple humanidad. Aunque también de todo lo contrario: hubo personas sin apenas formación que participaron activamente en el Holocausto, como demostró Christopher R. Browning en el ya clásico Aquellos hombres grises. El Batallón 101 y la Solución Final en Polonia3. En definitiva, la tozuda realidad invita a pensar que el nivel cultural y la estatura moral son dos dimensiones independientes del carácter de un individuo. ¿Por qué esa conclusión, que no debería sorprendernos en absoluto, resulta tan inquietante?
 
Posiblemente por un temor inconfeso de todo humanista, y es que la cultura, en una situación de totalitarismo, no sirva absolutamente para nada. O, al menos, que no sirva para nada esencial, con lo que quedaría relegada a ser una forma más o menos distinguida de distraer el ocio. Si el disfrute de la alta cultura no nos hace éticamente mejores, nos quedan ya muy pocos argumentos para defender que sigamos cultivándola.

Ese temor, que, como cabe esperar, aqueja especialmente a las personas cultas, está igualmente relacionado con nuestra identidad colectiva. Es conocido cómo las culturas con minúscula, en sus distintas peculiaridades y lenguas locales, constituyen el elemento vertebrador de los nacionalismos. Pero la gran pregunta a que nos referimos aquí hace referencia a la Cultura con mayúscula, concebida como un bien en sí mismo, un elemento fundamental para el desarrollo de todo ser humano y dotada de una validez pretendidamente universal.
 
A partir de la Ilustración, Europa y, con ella, Occidente han fundamentado su identidad en una idealización de la Cultura, hasta el punto de que el poder civilizador del desarrollo de las artes y de las letras fue ganando terreno a la tradicional autodefinición judeocristiana de raíces religiosas. Detrás subyace la utopía de que la Cultura nos emancipa, nos civiliza y nos hace humanos, en el doble sentido de la palabra «humano»: el de la diferenciación respecto a los animales y el de la compasión para con el prójimo. Las raíces históricas de esta bella fantasía se hunden en la paideia griega, asoman de nuevo en el Renacimiento, se racionalizan en la Ilustración y brillan con su luz más intensa en el neohumanismo alemán y en la filosofía idealista.
A finales del siglo XVIII, la fe en la Cultura llevó a Alemania, en apenas cincuenta años, a pasar de la irrelevancia a ser un modelo para toda Europa. La filohelenista Alemania no dejó de entenderse como representante por excelencia de los modelos abstractos que había alumbrado, creyéndose legítima portadora de la antorcha de la paideia griega ante el resto del mundo. Winckelmann, Goethe, Schiller, Herder, Hegel y tantos otros nombres que siguen causando admiración se sintieron defensores y herederos de esta idea. Para el neohumanismo alemán, acuñadores en este contexto del término intraducible de Bildung, solo la Cultura nos convertiría en auténticos seres humanos dignos de ese nombre, configurando mediante sus escritos una suma de ideales éticos y estéticos a los que se atribuía un valor aplicable a la humanidad en su conjunto.
Pero, en su devoción por el ideal, Alemania acabó descarriándose en la espesa selva de la realidad. Precisamente sobre las luces de Goethe y Schiller se cernieron, sobre la misma geografía, las sombras oscuras de Hitler. Por eso la pregunta genérica sobre la relación entre cultura y barbarie nos empuja a pensar de inmediato en Alemania. Y uno de los inesperados efectos secundarios del trauma del nazismo y del Holocausto es haber contribuido a la pérdida paulatina del prestigio de la Cultura en Occidente al haberla despejado de su función legitimadora en nuestra sociedad contemporánea. Y ese proceso va mucho más allá del celebérrimo dicho sobre la falta de pertinencia de la poesía después de Auschwitz, aunque Adorno fuera uno de los primeros en alumbrar esta nueva problemática.
Aunque no haya sido un efecto premeditado por su autor, es en este contexto en el que Creer y destruir genera de inmediato altas expectativas, pues, como demuestran muchas de las reseñas y entrevistas a las que ha dado lugar, se espera encontrar en él la respuesta a la inmarcesible pregunta de Steiner : «¿Cómo se puede ser un intelectual sensible a la cultura y un ferviente defensor del nazismo a un mismo tiempo?»
Las páginas del libro de Ingrao llevan el arquetipo del nazi culto al terreno de la más fría realidad. Nos ofrece un detallado estudio, a partir de materiales inéditos de archivo, de cómo ochenta académicos doctores de las SS nacidos durante la República de Weimar llegaron a abrazar, desarrollar y difundir las ideas nazis, primero de forma teórica en el servicio de vigilancia y de análisis social del SD (Sicherheitsdienst) y llevándolas también a la práctica a partir de 1941 con su participación en las ejecuciones masivas de judíos, prisioneros y civiles durante la invasión de la Unión Soviética. Especialmente el subtítulo, «Los intelectuales en la máquina de guerra de las SS», nos invita a pensar que este libro, por fin, va a dar una documentada respuesta a esta gran paradoja de nuestro tiempo, iluminando la razón oculta de esa singular afinidad germánica entre la alta cultura y la barbarie moral tomando como ejemplo a la elite intelectual del nazismo. Pero si eso es lo que el lector buscaba, es probable que quede decepcionado.
Hay tres términos afines, pero de ningún modo idénticos –«intelectual», «cultura» y «académico»− que, al mezclarse en nuestra percepción, favorecen expectativas equivocadas, solo en parte achacables al autor. En su ensayo, Ingrao prefiere el concepto «intelectual», que emplea con profusión ya desde el mismo subtítulo: Les intellectuels dans la machine de guerre SS, respetado literalmente en la traducción castellana. El criterio de selección seguido por el autor para agrupar a sus «intelectuales» es la obtención del doctorado: Ingrao revisó las actas sobre las posiciones directivas de la Reichssicherheitshauptamt (Oficina Central de Seguridad del Reich) y extrajo a todos los doctores para constituir su grupo de estudio.
Un criterio sin duda objetivo, pero también cuestionable. ¿Hasta qué punto un título de doctor es una premisa para recibir la etiqueta de «intelectual»? Alguno de sus investigados, como Franz Six, desprestigia el grado académico de doctor defendiendo una tesis breve y absurda, plagada de citas de Hitler, que sería después objeto de burlas muy merecidas en los tribunales de Núremberg. Por otro lado, dos figuras esenciales de las SS quedan fuera del análisis de Ingrao: el jefe de la Reichssicherheitshauptamt, Reinhard Heydrich, amante de la música y aficionado al violín, a quien suele verse como paradigma de la mezcla de alta cultura y crueldad de algunos dirigentes nazis, pero que carecía de estudios superiores; y el Reichsführer, Heinrich Himmler, quien, aun siendo ingeniero agrícola y, en cuanto fundador del Ahnenerbe, un activo motor teórico de las SS, no era doctor. Contribuye al desdibujamiento de la definición de «intelectual» que entre los doctorados seleccionados por el autor haya tanto formaciones de incuestionable orientación humanística −lingüistas, filósofos e historiadores− como otras que no lo son tanto, como economistas, juristas o geógrafos. Y si a todo ello añadimos que precisamente Émile Zola, cuyo formidable artículo «J’accuse» sirvió para acuñar el concepto de intelectual tal como hoy lo conocemos, no terminó ni siquiera el bachillerato, se impone la pregunta de si Ingrao no debería haber afinado la terminología y haberse referido exclusivamente a «académicos de las SS» en lugar de insistir en la denominación de «intelectuales», ciertamente más seductora para el lector.
Pero ni la posesión del título de doctor ni la calificación más o menos legítima de «intelectual» nos aporta una respuesta sobre la relación de los investigados con la Cultura. Los doctores de Ingrao tenían en su mayoría como principal actividad recabar información y redactar sesudos estudios sobre los opositores ideológicos con toda la profusión de citas y ambición de rigor científico de las llamadas «ciencias humanísticas» (Geisteswissenschaften) del momento, al menos hasta que fueron enviados a llevar sus teorías raciales a la práctica mediante el exterminio de dichos opositores. Probablemente no haya modo de saber si los doctores de Ingrao hacían justicia a la pregunta de Steiner leyendo a Rilke o escuchando a Bach por la noche en la estepa rusa tras haber mandado cavar su propia tumba y ejecutar a miles de civiles durante el día, aunque nada en este libro nos invita a pensar que lo hicieran.
Creer y destruir ofrece algunos enigmas tanto o más interesantes que sus respuestas, aunque no siempre sean abordados directamente por su autor. Por ejemplo, defiende la tesis de que sus intelectuales de las SS no contribuyeron a construir el corpus ideológico nazi por oportunismo o por estrategias de propaganda, sino por auténtica convicción científica e ideológica en la superioridad racial aria y en la dimensión apocalíptica e inevitable de la guerra total. «En una palabra –escribe Ingrao−, creyeron hasta el final en lo que hacían». El término «creyeron» no es baladí: se trataba de un asunto de fe.
Han sido varios los estudios que han explorado la dimensión religiosa del nazismo y de su antecedente ideológico inmediato, el movimiento völkisch (traducible por «nacionalismo étnico»), que había nacido en Alemania como reacción a la Revolución francesa y que adquirió un profundo arraigo entre las clases educadas conservadoras tras la unificación nacional de 1871. El objetivo del movimiento völkisch era profundamente antisemita y buscaba la unificación también biológica y racial de los alemanes. Confluyó en él el monismo del biólogo Ernst Haeckel, una especie de «religión de la naturaleza» posteriormente adoptada por el nazismo, en la que el ser humano se diluye en una cadena sin fin de leyes naturales totalmente ajenas a su control y que ocupan el espacio de trascendencia comúnmente reservado a Dios. El monismo cree en una fuerza vital que reside tanto en los organismos vivos como en la materia; Dios pasa a ser la misma naturaleza y deviene así en un ser intramundano, cuya manifestación más elevada es la sangre aria. Se trata de una forma sucedánea de religión que ha renunciado a la trascendencia, pero que, a cambio, cree poder apoyar sus creencias sobre una base científica y, por tanto, supuestamente incontestable. El darwinismo social más extremo forma parte de este conglomerado de ideas absorbidas por el nazismo4.
Fueron varias las voces que, ya en la Alemania de los años treinta, en cuanto testimonios privilegiados del ascenso del poder nazi, se alzaron para advertir de lo que, a todas luces, parecía la manifestación pública de un fenómeno esencialmente religioso. En marzo de 1936, el escritor suizo Denis de Rougemont, por unos años lector en la Universidad de Heidelberg, anotó en su diario tras haber asistido a una celebración nazi: «Había pensado asistir a un acto de masas, a una proclamación política. Pero ¡están celebrando su culto! Y para ello desarrollan una liturgia, la gran ceremonia sacra de una religión a la que no pertenezco y que me arrolla y me empuja hacia atrás con mucha más fuerza, incluso fuerza física, que todos esos cuerpos terriblemente rígidos»5.

Martin Heidegger
Desde una perspectiva teórica y no solo vivencial, ya en 1938 el politólogo y filósofo austríaco Eric Voegelin había calificado la cosmovisión nazi de «religión política», concepto que Klaus Vondung retomaría e introduciría en el discurso historiográfico en 1971. La denominación se apoya en el hecho de que hubo importantes aspectos de naturaleza religiosa presentes en el nazismo (aunque también en otros movimientos políticos, como el estalinismo y el maoísmo): entre ellos, la proyección utópica; la importancia de los rituales; el desarrollo de una mitología propia; la equiparación con las religiones tradicionales a las que pretende superar; la presencia de un líder mesiánico; y una promesa de redención, aunque esta se produciría en este mundo y no en el más allá. El tratado El mito del siglo XX (1930), de Alfred Rosenberg, posteriormente condenado y ejecutado por crímenes de guerra en Núremberg, constituye un elocuente compendio de la religión política del nazismo, trufado de referencias históricas y pseudocientíficas, basada en la mitificación de la supuesta realidad biológica de la sangre aria.
No sorprende, por tanto, que para los SS estudiados por Ingrao su adhesión al nazismo fuera una cuestión de fe, como denota el mismo título de este ensayo. Siendo así, se impone para su análisis el estudio de sus elementos míticos y emocionales, para lo que Ingrao retoma, consecuentemente, categorías acuñadas por Denis Crouzet en sus estudios de antropología religiosa. Resulta reveladora la idea de sacrificio, frecuentemente documentada entre los objetos de estudio de Ingrao durante su presencia criminal en el frente del Este. Así, cita, por ejemplo, un interrogatorio de 1959 al SS Erich B., quien describe su vivencia tras participar en la ejecución de unas treinta personas en Ucrania:
Había hombres, mujeres y niños. Tras esta ejecución, cuando había matado a dos niños y quizá también a dos mujeres, fuimos reemplazados por otros miembros del comando [...]. Esta experiencia me había afectado personalmente, hasta el punto de que no pude comer nada ni tampoco trabajar durante dos días. El primero lo pasé en la cama. Por pura casualidad, la señorita Sieck entró en mi habitación y vio cuál era mi estado de ánimo. Aún recuerdo que lloramos los dos. Ella comprendió con mucho tacto que no debía hacerme preguntas sobre el desarrollo de la operación. Conocía ya la razón de mi abatimiento, pero, muy conscientemente, ni tocó el tema6.
Que el tacto y la compasión se reserve para los asesinos y no para las víctimas resulta una manifestación escalofriante de hasta qué punto la religión política del nazismo ha dado la vuelta al orden ético humanista heredado de la tradición judeocristiana. Pero también demuestra que los SS sentían que con sus ejecuciones masivas estaban realizando un sacrificio repugnante, pero necesario, idea en la que Ingrao abunda con diversos testimonios. Aunque con una diferencia significativa: el sacrificio de los SS ya no consiste en morir, como había sido habitual en la tradición religiosa occidental, sino en matar.
La definición de sacrificio implica un sufrimiento o una pérdida aceptados en aras de una divinidad o para alcanzar un bien superior. ¿Supone la idea de sacrificio que la violencia genocida de los SS constituía una transgresión dolorosa, a contrapelo de un espíritu humanista todavía presente en ellos y que les recordaba que matar a mujeres y niños era una acción moralmente execrable? La violencia, nos dice Ingrao, adquiría para algunos jefes de comando la categoría de virtud. No así la crueldad, es decir, la violencia infligida sin objeto y de la que se obtiene un eventual placer, denostada por los mandos, entre otras cosas precisamente por ser «indigna de la Alemania de Kant y de Goethe»7, pero que, a pesar de ello, se produjo con terrible frecuencia. Se agradece la justa cautela con que se mueve Ingrao al analizar los testimonios terribles y escasos de las masacres, llenos de lagunas y de zonas de sombra y, a menudo, edulcorados o exagerados en función de las circunstancias en que fueron obtenidos. Pero sus resultados sugieren que la transgresión implícita en la idea de sacrificio entre los SS no fue generalmente de orden moral, sino sobre todo sensorial. La sangre y la visión de los cadáveres producían repugnancia y son frecuentes los testimonios de vómitos y de estómagos revueltos tras las ejecuciones. A fin de aligerar estos efectos, los mandos desarrollaron diversas estrategias, entre ellas la de repartir la carga psíquica del asesinato entre el mayor número posible de individuos.
Pero si los líderes de las SS actuaban movidos por la fe, no deja de generar perplejidad la constatación de que solo uno de los doctores estudiados, Otto Ohlendorf, justificara sus actos en los tribunales de desnazificación apoyándose en el sistema de creencias nazi. (Aunque al final del libro, en la conclusión, Ingrao añadirá también a Walter Blume en esta categoría de «nazis militantes» de posguerra.). ¿Debemos entender que quienes no fueron oportunistas durante el Tercer Reich aprendieron a serlo enseguida en 1945 para minimizar el castigo impuesto por la desnazificación, traicionando sus más profundas convicciones? Ingrao se refiere a ello como «fenómeno de amnesia colectiva»8.
Esta conclusión constituye una paradoja interesante. No fueron la convicción en el ideario nazi ni la necesidad vital del exterminio del enemigo racial los argumentos de defensa que la elite de las SS empleó mayoritariamente en Núremberg y en otros tribunales de desnazificación, sino la obediencia a la cadena de mando. ¿No habría sido lógico esperar que Alemania, incluso derrotada, siguiera siendo un país de fanáticos creyentes? No es fácil sacudirse una fe genuina en función de las circunstancias, como si fuera una chaqueta vieja, especialmente cuando dichas convicciones han llevado a cometer una masacre.
Aun tratándose de una comparación arriesgada, es casi inevitable pensar en este contexto en los yihadistas, que matan sintiéndose secundados por un sistema de creencias religiosas al que muy raramente renuncian, tanto en privado como en público, una vez realizada su acción criminal. ¿Cuál ha sido la causa de que la «religión política» del nazismo no lograra manifestarse con el mismo fanatismo en las elites criminales de las SS? La respuesta solo puede ser especulativa, pero posiblemente la falta de trascendencia de la cosmovisión nazi, el escaso recorrido cronológico que no permitía fundamentarse en una tradición milenaria y el armazón teórico de base más cientifista que teológica o dogmática fueron factores relevantes. El caso es que la fe fanática que les había llevado a ejecutar a miles de personas, a menudo por su propia mano, desapareció como por ensalmo de las elites de las SS una vez que estas se supieron derrotadas. Cuando la actriz judía Inge Meysel regresó a Hamburgo en 1945 tras diez años sin poder ejercer su profesión y se encontró de nuevo frente a los alemanes que habían votado a Hitler, realizó una declaración chocante que, en este contexto, adquiere todo su sentido: «Para ser sincera, al final ya solo me impresionaban aquellas personas que siguieron defendiendo su pasado»9.
En Creer y destruir, Ingrao atribuye una enorme importancia a la derrota en la Primera Guerra Mundial para explicar la construcción psicológica de sus objetos de estudio y, en ocasiones, se aventura hacia hipótesis arriesgadas, como que el silencio sobre la contienda que estos guardan en sus relatos autobiográficos se debe a la represión colectiva de ese trauma que ellos, entonces niños todavía, han vivido de forma subrogada en la figura de sus padres. En este punto se echa de menos que Ingrao se atreva a abordar la inevitable pregunta de por qué, en ese caso, hubo cientos de miles de muchachos alemanes cuyos padres también lucharon y sufrieron en la Gran Guerra y que, sin embargo, no abrazaron el nacionalsocialismo ni se enrolaron en las SS.
Con esta tesis, Ingrao sigue una tendencia frecuente entre muchos historiadores dedicados a este período, consistente en considerar a la Primera Guerra Mundial como el principal –si no el único– huevo de la serpiente del nacionalismo y atribuir un papel determinante a la derrota en la contienda y al subsiguiente Tratado de Versalles. Que ambas cosas tuvieron una enorme importancia histórica para el devenir de los acontecimientos resulta innegable, pero la serpiente nazi fue más bien una hidra surgida de muchos huevos distintos y la eclosión de algunos de ellos se produjo mucho tiempo atrás.
No es preciso caer en el extremo de Daniel Goldhagen al defender la existencia de un «antisemitismo exterminador» en la nación alemana al menos desde Lutero10, pero no cabe duda de que el odio a los judíos tal como se manifestó en Alemania es uno de los huevos de la serpiente nazi, sin cuya existencia resulta difícil explicar la obsesión genocida de Hitler y de sus miles de seguidores. Y este huevo es por completo independiente de la Primera Guerra Mundial, en la que el frente alemán fue igualmente defendido por miles de soldados judíos perfectamente asimilados.
Resulta significativo que, en Alemania, el antijudaísmo prendiera entre las clases académicas y educadas en una proporción considerablemente mayor a la de otros países europeos, en los que este sentimiento era generalmente más habitual entre las clases menos formadas y más proclives al populismo. Fueron las clases educadas de la burguesía las que construyeron sobre bases únicamente culturales la nación sin Estado que era Alemania hasta 1871. Especialmente después de las guerras antinapoleónicas (1792-1815), el judío, junto con lo francés, formó parte del «otro», alteridad necesaria para afianzar la definición de la propia identidad cultural alemana, sobre todo en un momento en el que la unificación territorial quedaba lejos y la nación sin Estado que era Alemania podía definirse únicamente por medio de su lengua y cultura.
Richard Wagner, con todo el peso de su popularidad y prestigio, convirtió el odio al judío en un tema digno de conversación entre alemanes cultos al publicar ¡tres veces! (en 1850, en 1869 y 1873) su panfleto El judaísmo en la música. En este opúsculo, Wagner aún no caía en el antisemitismo de índole racial (aunque lo haría más adelante en otros escritos menores salidos de su pluma), pero ya convertía a los judíos en corruptores −y no portadores– de cultura.
Los universitarios alemanes de principios del siglo XIX, ya desde la primera generación romántica de Achim von Arnim y Clemens Brentano, destacaban por una actitud antisemita que se manifestaba en la muy extendida negativa a aceptar en sus fraternidades estudiantiles a compañeros judíos. En 1921, con el Deutscher Hochschulring (Círculo Universitario Alemán), organismo agrupador de corporaciones estudiantiles, se consolidó esta tendencia. Los miembros del Círculo ocupaban dos tercios de los puestos del claustro universitario y, en un referéndum de 1927, el 77% de los estudiantes prusianos se pronunció a favor de las cuotas que excluían a los judíos. La universidad, cuna de las futuras elites nazis, se había convertido en un feudo del antisemitismo ya mucho antes de que Hitler tomara el poder. Los ochenta doctores de las SS que estudia Ingrao en su libro no fueron la primera hornada de académicos antisemitas que generó la nación alemana.
Durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes no creyeron estar luchando tanto por su cultura nacional como por la Cultura en general, de la que se consideraban legítimos emisarios, frente a una civilización europea supuestamente decadente. Pero fue durante el nacionalsocialismo cuando se produjo un salto mortal en la autodefinición colectiva de los alemanes: la fantasía de la superioridad cultural llevada al paroxismo nutrió de forma colectiva y oficial la convicción de la superioridad de la raza.
En Mein Kampf, Adolf Hitler retomaría y refinaría la idea de Wagner de los judíos corruptores al definir tres tipos de razas: las creadoras de cultura (los arios), las portadoras de ella (los asiáticos) y sus destructoras (los judíos). La representación de la Cultura en mayúsculas dejó de estar vinculada a la alemanidad para estarlo a la raza aria, a la que los alemanes representaban y defendían. El Tercer Reich, que hizo del antisemitismo una política estatal, fue el entorno necesario para que este se manifestara.
La idea de los judíos entendidos como meros parásitos que asimilan la cultura ajena, que la corrompen y destruyen, pone claramente de manifiesto hasta qué punto las nociones de raza y Cultura están imbricadas en el sistema de pensamiento nacionalsocialista. «Me persuadieron de que la creatividad, el valor, el honor, e incluso valores más tiernos como amor y belleza solo tenían una existencia no adulterada en el país de los arios», escribe en sus memorias, A Mind in Prison, el físico alemán Bruno Manz al describir su proceso de adoctrinamiento nazi11. La fantasía alemana de ser la máxima representación de la Cultura acabó sirviendo como base para justificar la superioridad racial, idea que alimentó y a la acabó quedando fatalmente supeditada. El racismo biológico sobre el que se sustenta el sistema de creencias nazi no sustituyó a la cultura humanista, sino que la integró como en un juego de muñecas rusas. Y lo hizo especialmente entre las elites educadas.
La labor intelectual de los académicos objeto del estudio de Ingrao consistió precisamente en desarrollar esta integración entre raza y Cultura mediante los análisis «científicos» del enemigo que efectuaron para el Servicio de Seguridad nazi. Más adelante, ya en el frente oriental, llevaron a la práctica mediante el exterminio las conclusiones que se derivaban de sus análisis. De ahí el interés del comentario anteriormente citado de que la crueldad es «indigna de la Alemania de Kant y de Goethe», en la medida en que demuestra que las bases morales del humanismo son conocidas e incluso aceptadas por las elites nazis, que las reconocen como propias, aunque el mandato del imperativo de supervivencia racial las supedite a un rango inferior. Por mucho que la cultura alemana fuera tergiversada y violentada en la práctica bajo la férula de Hitler, hasta el punto de perder prácticamente por completo su esencia humanista, a ojos de muchos el nazismo la protegía eficazmente de la aniquilación cultural que supuestamente acompañaba al bolchevismo y al judaísmo.
El biologismo racista nazi, su religión de la naturaleza y su fe inmanentista tampoco sustituyeron a la tradición humanista en las mentes de las elites de las SS. Nadie en el nazismo renegó de la Alemania de Kant y de Goethe. La instrumentalizaron y adaptaron a su sistema de creencias, pero seguían sintiéndola como suya. Llegada la derrota, únicamente hizo falta despojarse de la capa añadida de falso cientifismo biológico. Por debajo, la muñeca más pequeña seguía ahí, aunque pervertida y maltratada. Al producirse la derrota, los SS y muchos otros nazis implicados en crímenes de guerra solo tuvieron que renunciar a una parte de su fe, pero no a su conjunto.
Volviendo al principio de este ensayo, lo que implica todo esto es que un miembro de la elite de las SS estudiada por Ingrao no habría comprendido la pregunta que atormentó a George Steiner. A ojos del creyente nazi, se puede tocar a Schubert por la noche, leer a Rilke por la mañana y torturar al mediodía, precisamente porque torturar y matar sirve para salvaguardarlos.
Una monstruosa equivocación. El libro de Christian Ingrao contribuye eficazmente a documentarla.
Rosa Sala Rose es doctora en Filología Románica y ha traducido obras de Johann Wolfgang von Goethe, Johann Peter Eckermann, Eduard Mörike, Richard Wagner y Thomas Mann, entre otros. Sus últimos libros son Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo(Barcelona, Acantilado, 2003), El misterioso caso alemán. Un intento de comprender Alemania a través de sus letras (Barcelona, Alba, 2007), Lili Marleen. Canción de amor y muerte (Barcelona, Global Rhythm, 2008), La penúltima frontera. Fugitivos del nazismo en España (Barcelona, Península, 2011) y, con Plàcid García-Planas, El marqués y la esvástica. César González-Ruano y los judíos en el París ocupado (Barcelona, Anagrama, 2014).


[Fuente: www.revistadelibros.com]